ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

El 12 de marzo del 2016, a las 10:00 a.m., fui a la terminal de Levisa (la cual también brinda servicios a los habitantes de Nicaro), a sacar pasaje con destino a Camagüey, en la guagua de Ómnibus Nacionales, Moa–La Ha­bana y cuál no sería la sorpresa (o indignación) al oír la respuesta de la compañera que vende el pasaje, al informarme que por orientaciones de la provincia, solamente se podía vender pasajes directos hasta La Habana, pues ya no estaba autorizado vender pasaje a lugares intermedios, ni siquiera interprovincial. No pudo mostrarme el documento oficial y legal que dicta esta medida, por no encontrarse en ese momento la administradora.

Yo dudo mucho que la provincia, anárquicamente, tome ese tipo de decisión. Las decisiones que trascienden a nivel nacional, imagino que sean tomadas en los ministerios, en este caso el de Transporte, a través de resoluciones.

Imagino también que para tomar una decisión de esa envergadura, hay que tener motivos muy fuertes y se debe informar al pueblo y hasta convencernos de que efectivamente se hace necesario, y que en este caso lo dudo mucho.

Con ese tipo de medidas:

Se está irrespetando al ciudadano cubano que solamente depende de Ómnibus Nacionales para trasladarse.

Alguien roba autorizado; para ir a visitar a mi hijo a Camagüey, debo pagar $ 167.00 de Nicaro–La Habana y quedarme en Camagüey (si fuera Nicaro–Camagüey solo debo pagar $63.00), son 104.00 pesos de diferencia. Cuando me baje en Camagüey, la terminal vuelve a vender el pasaje Ca­magüey-La Habana, que no sé cuánto cuesta. Si no se vende en la terminal, el chofer monta a cualquiera que le haga seña y el importe ¿dónde va a parar?

Además, desde aquí tengo que «hablar» con el chofer para que me haga el «favor» de entregarme el equipaje en Camagüey.

La práctica habitual de las empresas que se ven emplazadas por una queja, es visitar al ciudadano que la hace, pero por favor, no quiero eso, lo que quiero es oír o leer públicamente una respuesta convincente o que reconsideren esta mala decisión, que alguien ha tomado de manera arbitraria y la revoquen.

Ricardo Manuel Rodríguez García
Rafael Orejón No. 1537- A, Cabal,
Nicaro, Mayarí, Holguín.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Luis dijo:

1

26 de diciembre de 2016

14:03:06


Esto mismo pasa con la diferencia de los pasajes de una provicncia a otra ejemplo de la zona de Velasco Holguín al coger un camión particular con destino a Chaparra de las Tunas cuesta el pasaje 7.00 pesos y sin embargo se coge el mismo camión de regreso y solo cuesta 2.00 pesos como pude ser posible que de Holguín a Velasco antes un camión cobraba 5.00 pesos al tener los asientos o bancos pegados a la pared y uno que tiene asientos de guagua costaba 10.00 pesos y ahora los emprejaron todos a 7.00 pesos, por que si las Tulas tiene una tarifa por tramos con casi o un poco más de distancia el precio es diferente a la provicnia de Holguín, al igual que un carro ligero de Velasco a Chaparra vale 15 pesos y de Chaparra a Velasco es de solo 7.00 pesos, por que tanta diferencia

Pedro Guerra dijo:

2

28 de diciembre de 2016

08:23:36


Eso sucede en todo el país amigo, los tramos los cobran como si fuesen rutas completas, un ejemplo, en un omnibus Yutong en el tramo de Baire a Contramaestre que lo que cuesta normalmente es $ 5.00, en la Yutong tienes que pagar los $20.00 que cuesta desde Jiguani a Contramaestre, cosas que pasan y nadie ve nada o se hacen los ciegos.

Yohan dijo:

3

6 de enero de 2017

08:23:34


Creo que Omnibus Nacionales debe tener una revisión completa, puesto que los cheferes tratan a los pasejeros como si fueramos ganado, muy pocos son los que se identifican e invitan a que se le pregunte ante cualquier inquitud, la gran mayoria ni te mira a la cara y si te responden es de muy mala gana. Creo que se debe mostrar respeto por los pasajeros que tenemos que hacer largas filas con meses de antelación, para despues pagar un pasaje, algo caro, para también recibir el maltrato dentro del omnibus. Todo esto sin contar que cuando los choferes salen de la terminal correspondiente, empienzan a montar personal en los pasillos y esto importuna a los que venimos sentados, porque estos omnibus no están diseñados para llevar personas de pie.