ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA

Con la participación de casi medio millar de personas, el Ministerio de Cultura (MINCULT) celebró en este fin de semana una velada dedicada especialmente a los artistas visuales con curadores, promotores y organizadores de la Duodécima Bienal de La Habana, evento que durante un mes ocupó varias zonas de la capital cubana con una muestra amplia de obras y proyectos artísticos.

Danza Teatro Retazos, Danzas Tradicionales JJ., los músicos William Roblejo y Alfred Thompson y César López junto a su agrupación Habana Ensemble fueron los protagonistas de la celebración en la propia sede del Ministerio, la cual se prestigió con la presencia de importantes críticos y artistas de las artes plásticas, así como varios Premios Nacionales de esta manifestación.

Julián González, titular del MINCULT, expresó su gratificación y agradecimiento a los artistas y trabajadores involucrados en la Bienal de La Habana por el compromiso y la dedicación hacia un acontecimiento que rebasó las expectativas. “Ha logrado convertir una expresión artística que en el mundo es propia de minorías en un festejo popular con una notable calidad, donde las personas han preguntado y discutido las obras presentadas”.

La joven artista Rachel Valdés participó por segunda vez en esta cita con tres obras, “tanto en la pasada edición como en esta tuve la oportunidad de intervenir espacios públicos, esa ha sido para mí unas de las mejores intenciones. Ambas han sido enriquecedoras, me han ofrecido la posibilidad de interactuar con el público de manera directa en espacios únicos como el Malecón, por ejemplo.

“Los cubanos de a pie interpretan la pieza de una manera especial, te ofrecen visiones de tu creación que no habías concebido cuando la gestaste porque la reciben de un modo diferente al del autor”.

Para el camagüeyano Joel Jover, quien expuso en la muestra colateral Zona Franca, en la fortaleza San Carlos de la Cabaña, esta Bienal se distinguió por su popularidad. En años anteriores no había observado tal asistencia de público a un suceso de este tipo, puesto que las artes visuales no se caracterizan por la masividad de espectadores, a la par que se presentaron propuestas artísticas de calidad, muy elaboradas, con una selección rigurosa por parte del comité organizador.

Manuel López Oliva, reconocido artista y crítico de artes visuales, valoró la Bienal como un evento de tránsito en tanto posibilidad para que emerjan otros fenómenos. “Lógicamente tiene que variar porque las circunstancias son distintas a las de los primeros años. Esta ha sido una Bienal fiesta, híbrida, policéntrica y plural. Si se estudia con detenimiento, de ella se pueden derivar proyectos nuevos, incluso una feria del arte cubano. Pienso que debe ser un laboratorio de creación en el que se integren otros saberes de las ciencias y de la cultura como en efecto se produjo”.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.