ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
Portada del libro. Foto: Dunia Álvarez Palacios

Hace justamente un lustro le pregunté a la poetisa Ángela de Mela por las emociones que la embargaban en el momento de la creación.

«No depende demasiado de mi voluntad y sí de una sintonía difusa, de un trance que se cursa con la sensibilidad y los sentidos, aun cuando se trate de elaborar, elaboro el lenguaje, utilizo los recursos retóricos y poéticos, con el fin de aproximarme a lo que he visto o sentido», me dijo.

En esto pensaba cuando después de ser presentado en la sala José Lezama Lima de la Cabaña el poemario suyo Península de Hicacos, de Letras Cubanas, escuché varios de sus textos, todos de una factura finísima, tejidos desde el más estricto cuidado expresivo y lingüístico.  

Muy grato resultó oírselos a la propia poetisa, mientras la sala repleta esperaba el punto final para adquirir el libro; sin embargo, repasarlos desde la lectura es otra cosa. No es hasta que tomamos en las manos Península de Hicacos –dividido a su vez en dos partes: Península de Hicacos y Mar de Leva– y empezamos a leerlo, que nos damos cuenta de su ilación perfecta, como si cada uno de sus perlados poemas, listados por números romanos y sin títulos, fueran cuentas inseparables de una misma joya.

Es todo un poema el libro, pero un poema de amor, un conjunto compacto, donde emerge un «tú» enamorado, un «tú» que participa, disfruta, padece y goza las mismas brisas de la voz lírica, las mismas de las que el lector no puede sustraerse, porque a fuerza de gozar la lectura la termina rociado de saladas salpicaduras. Tal es la precisión de la palabra.

Sin más signos que el punto final, el conjunto se desplaza cómodamente por el verso libre dejando al lector puntuar, o seguir el impulso de un discurso que a la par que dice nos está escuchando. Sí, porque en ocasiones la perplejidad sorprende y hay que regresar de nuevo a la relectura. Pero pronto emerge el mensaje, de amoroso sentido, que alguna vez hemos percibido y el diálogo oportuno –sentido perentorio de la poesía– ocurre.

La tierra / que evapora / las joyas / de las veces / que tu boca ha mordido / la humedad de otro mundo / acuática / la raíz / hará piedra de barro / para que yo descanse. (XI)

Hay en este canto a la existencia humana, un rumor de azules, frescores, playas, olas, horizontes, océanos… que transportan al sitio donde estos versos tienen su génesis, al mismo que tan bien se ha ganado estos versos. (…) como cuando la noche / blandamente es la espuma / otra franja de especies / que aprenden el brazo / (…) el reflejo del mar en nuestra estrella (…).

No es este un poemario sencillo, no al menos para las iniciaciones en la lectura de la lírica; pero si la poesía ya ha tocado el alma del principiante –en materia, claro está, de este bendito consumo– Ángela de Mela, desde su Península, los está esperando.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.

Zenia dijo:

1

14 de febrero de 2019

11:59:22


Excelente escritora y de consolidada trayectoria. El libro me ha encantado

Ángela de Mela dijo:

2

16 de febrero de 2019

16:12:53


Estoy muy complacida y honrada con este artículo y las muestras de cariño y admiración de los lectores.

Emilia Herrera Mendoza dijo:

3

16 de febrero de 2019

16:16:56


Me gusta toda su obra, pero sin dudas este libro es mi favorito. Excelente y merecido artículo.

Joel Scull dijo:

4

16 de febrero de 2019

16:31:45


Es un libro acorde a los tiempos que vivimos, sobre todo conucha cubano y apego a nuestra idiosincracia.

Aida Rosa dijo:

5

17 de febrero de 2019

09:55:09


Este libro es una buena oportunidad para visitar la Península de Hicacos y penetrar con poesía la belleza de nuestro paisaje