ÓRGANO OFICIAL DEL COMITÉ CENTRAL DEL PARTIDO COMUNISTA DE CUBA
La obra Charenton, del grupo Buendía, inaugurará el Festival. Foto: Cortesía del Comité Organizador

Cuando mañana jueves 22 de oc­tubre la obra Charenton, del Buendía, inaugure la 16 edición del Festival de Teatro de La Habana, en la sala Covarrubias, la capital entera volverá a ser, como hace dos años, la sede del teatro del mundo, intención que, más allá de cualquier chovinismo, reafirma la voluntad del co­mité organizador de hacer converger distintos mo­dos de concebir el teatro, lo teatral y lo escénico en una sola ciudad y lograr así que cada propuesta artística nos reactive el pensamiento, la polémica, las pasiones y por qué no, hasta la creación.

Dedicado a los 30 años del grupo que precisamente descorrerá el te­lón en la noche inaugural, a los 90 del director británico Peter Brook, y al tan necesario —y no siempre re­conocido— arte de la dirección es­cénica, este Festival aúna en su programación espectáculos de to­dos los continentes.

Hasta el 31 de octubre, con presentaciones extendidas al 1ro. de no­­­viembre, agrupaciones provenientes de 22 países inundarán jun­to a la muestra nacional múltiples espacios, parques, plazas y teatros, no solo de la capital, pues esta edición llegará también a Pinar del Río, Ar­temisa, Mayabeque, Matanzas, Cien­­­fuegos y Villa Clara.

A las propuestas escénicas se unirán la teoría, con coloquios, talleres y conferencias, exposiciones de carteles y fotografías; y el ciclo de cine De las tablas a la pantalla, en la sala Charlot del cine Chaplin. En esta misma sala, se exhibirá el viernes 23, en la mañana, el documental Tell me Lies, de Peter Brook, a cargo del realizador de cine y productor Simon Brook, hijo del afamado teatrista.

La cartelera es amplia, diversa y desde ya, sabemos que el tiempo no será suficiente para verlo todo. En­tonces, si de recomendaciones se tra­ta, aquí les dejamos algunas:

De la muestra internacional, so­bresale, para adultos, el Ave María. La muerte se siente sola, del elenco danés Odin teatret, dirigido por ese genio que es Eugenio Barba; Wri­ting in sand, de FUNDarte; Monó­logos de la vagina, de Eve Ensler; Broad­way Rox, de Nederlander World­wide En­tertaiment; y Crash, drumming in motion, de Mary Ellen Childs Com­pany, todos de Estados Unidos.

Aparecen también la obra Vaal, del Teatro Académico V.F Ko­mis­sar­­zhevs­kaya de San Pe­ters­burgo; La con­sagración de la primavera, de She She Pop (Ale­ma­nia); Personas perfectas, de Os Satyros (Brasil); Las sirenas, de Sleepwalk Collective (Es­pa­ña-Rei­no Unido); Glory box, de Fi­nucane and Smith (Australia), espectáculo de cabaré, que estará en el Co­pa Room del hotel Riviera; y Ayer dejé de matarme gracias a ti, Heiner Müller, texto del dramaturgo cubano Rogelio Orizondo que tuvimos la oportunidad de ver hace unos años y que ahora llega asumido por el colectivo alemán Teatro de Kons­tanz.

En la selección nacional, pues la novedad es el work in progress de Carlos Díaz en Harry Potter: se aca­bó la magia; además del placer de poder revisitar puestas de tan alta factura como Café CCPC (The Cuban Coffee by Portazo´s Coo­perative), del grupo matancero El Portazo; Triunfadela, de El Ciervo Encantado o Mecánica, de Argos teatro, rectorada por Carlos Cel­drán, director artístico del Festival.

Para los más pequeños llegará nue­vamente la obra Gris, del tunero Tea­tro Tuyo; Cuento de amor en un ba­rrio barroco, de Teatro de las Es­ta­ciones; Aventura en Pueblo chi­flado, de los Cuenteros; y La mu­chachita del mar, Teatro de Títeres Retablo.

La danza, por su parte, tendrá a su cargo el cierre de la cita teatral no competitiva. Cenicienta, del Ballet de Mon­tecarlo del Principado de Mó­naco, clausurará la 16 edición en la noche del día 31, en la sala Avellaneda del teatro Nacional de Cuba.

COMENTAR
  • Mostrar respeto a los criterios en sus comentarios.

  • No ofender, ni usar frases vulgares y/o palabras obscenas.

  • Nos reservaremos el derecho de moderar aquellos comentarios que no cumplan con las reglas de uso.